Get Adobe Flash player

Ejercitarme con otros…

captura

Suscríbete al blog

Introduce tu correo electrónico para recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 85 suscriptores

Seguir a Jesús para vivir como él

Al inicio de la cuaresma me proponía vivirla como una oportunidad para seguir a Jesús. Quería poner el acento en el “Quién”, puesto con anterioridad lo ponía en el “qué”, es decir, en las cosas que iba a hacer, en las celebraciones… que por supuesto –nunca mejor dicho- para vivirlas en el Espíritu de Jesús.

En este momento, el camino de la cuaresma va llegando a su fin, en unos días será la Semana Santa, tiempo para acompañar a Jesús en su Pascua, en la donación de su vida, es por ello que quiero hacerme consciente que el seguimiento de Jesús es para vivir como él, lo que significa para mí dos cosas, por una parte que Dios es alguien que actúa dentro de mí y, por otra, algo tiene suceder en mi vida, de lo contrario las celebraciones serán un mero rito que satisface mi conciencia con el deber cumplido.

Reconozco que aún perdura en mí cierta imagen de Dios como alguien fuera de mí, siento como si estuviera lejos, distante y externo a mi vida, lo que tiene sin duda consecuencias en mi relación con Dios. Pues si Dios es alguien alejado y fuera de mi vida, entonces entro en contacto con él solo de vez en cuando, por medio de personas, lugares, imágenes, ritos que tienen carácter sagrado. Consecuentemente, la relación con Dios será la de quien voy a hacer una visita importante; voy a celebrar algo que ocurrió hace mucho tiempo. En ese momento recordaré a Jesús, su pasión, su resurrección y trataré de hacerlo lo mejor posible. Pero será como un paréntesis en mi vida. En el resto de momentos de mi existencia, Dios corre el peligro de permanecer fuera, exterior a mi vida.

Pero, por la experiencia que estoy viviendo, he llegado a redescubrir como buena nueva, que el rasgo más peculiar del ser humano es el hecho de vivir desde dentro, nadie puede vivir por mí. Soy lo que pienso, siento, sufro, me alegro en mi vida personal y en mis relaciones. Sí, también en mis relaciones, pues soy yo quien se abre, acoge, acepta y para que se dé el encuentro profundamente humano tiene que darse la “con-fianza”. De ahí, ¡qué descubrimiento! he comprendido que el centro divino está en mí mismo, no en nociones o teorías, sino vitalmente, en el centro vivo del propio ser, que configura lo que realmente soy, de verdad, ahí vivo yo a Dios. Soy yo el que tengo que abrirme, acoger, aceptar y habrá encuentro profundo con Dios en la medida en que “con-fío” en Dios que tiene la iniciativa.

De esta forma, el Dios que está dentro y no fuera, que recorre toda la realidad y todo ser, que me abraza por dentro y por fuera, me ayudará a vivir y celebrar de otra manera la vida, pasión y muerte de Jesús, como la del Viviente que ya habita en mi por su Espíritu en el día a día.
De todos modos, tengo que reconocer que todo lenguaje sobre Dios es siempre insuficiente, por eso mismo uso metáforas. Cuando digo que Dios está dentro y no fuera, quiero evitar que se perciba a Dios como lejano, pero no quiero, en modo alguno, encerrarlo en la subjetividad o interioridad. San Agustín decía que la presencia de Dios es más íntima que nuestra propia intimidad. Pero al mismo tiempo subrayaba que de ninguna manera podemos poseer o apresar a Dios en mí y por eso añadía que Dios era superior o más trascendente que todo lo que poseo.

Termino con un deseo y una plegaria: “Que sean mis obras, Señor mío, las que hablen de Ti”.

Nacho

2 comentarios para “Seguir a Jesús para vivir como él”

  • BERNAT:

    Gracias por compartir tu experiencia.
    Centrar en el QUIEN y no en el QUE. Es todo un reto en estos días, en el que nos afanamos en el que.
    Pensar en el QUIEN, en mi mismo, en quien vive en mi, con quien vivo, ha empezado a ser también un referente en mi vida.
    Me ayuda a comprender que todo lo que hacemos, lo que vivimos, tiene sentido cuando le damos la importancia imprescindible para que sea un encuentro con el Quien. Con Dios que vive en mi, con los otros -en los que también habita Dios- y me permite disfrutar de la humanidad fraterna en la que todos nos encontramos.
    Y cuando he tenido la oportunidad de experimentarlo, primero en mi mismo haciéndome más consciente, segundo en el encuentro con las personas que crea lazos más fraternos, es cuando percibo que la fuerza del espíritu de Dios brota desde dentro, como recuerda San Agustín.
    Esto me hace ser y sentirme feliz.Cuesta y no siempre lo logro, pero intuyo que es una forma de contribuir a la construcción del Reino.
    Me uno a la plegaria.
    Feliz Pascua.

  • feliciano:

    Con cierta distancia en el tiempo, llega este pequeño y humilde comentario al post que nos encabeza.- Ser consciente de la presencia de Dios en mí, es algo que entraña cierta dificultad, en el sentido de falta de constancia, de olvido, de despiste en muchas ocasiones.- Necesito trabajar para intimar con el Señor, considerándolo más cerca a mí que yo mismo.- La experiencia me dice que necesito orar más, pedir más al Señor el auxilio de su gracia.- Os deseo una feliz Pascua de Resurrección.-

Deja un comentario

Para pensar…

El valor que vale, no es aquel que satisface determinadas necesidades, sino aquel que hace valiosa la vida.

— Anónimo

La oración del día

El video de la semana

Cursos on-line

Calendario de Eventos

Julio  2017
Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
   
  1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31