Get Adobe Flash player

Ejercitarme con otros…

captura

Suscríbete al blog

Introduce tu correo electrónico para recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 88 suscriptores

Testigos del Único (Encontrarse los tres monoteísmos)

En el corazón de la fe judía, de la fe cristiana y de la fe musulmana está el Dios Único y el testimonio a dar en la humanidad.
Entre las tres tradiciones monoteístas diferentes existen lazos sutiles de parentesco que han sido frecuentemente causa de enfrentamientos y de violencia. Esta violencia desacredita a las tres religiones ante muchos de nuestros contemporáneos que prefieren el gnosticismo o el budismo a la manifestación del Único.
Ante esta realidad, nuestro encuentro tiene como meta, con modestia y audacia, descubrir y entrar en un estilo de vida que está enmarcado, tomando la fuente evangélica y el seguimiento de Jesús, en el aprendizaje: ¿Qué es lo que he aprendido sobre mí mismo y la sociedad gracias a los otros dos monoteísmos, respetando su incomparable singularidad?
Este proceso lo haremos en el estilo de los ejercicios que venimos adoptando en anteriores “itinerarios”, aprovechando el marco incomparable de la ciudad de Toledo, su patrimonio y su rica historia por la presencia de los tres monoteísmos.

Esta es una resumida presentación del Encuentro anual del Área europea del Grupo “Por un Mundo Mejor” con representantes de Bélgica, Portugal, Italia y España, que hemos vivido durante tres días en Toledo.
El tema, de absoluta actualidad, pues todos estamos afectados por los acontecimientos dolorosos que están sucediendo, y que toman como “justificación” a las religiones. En este Encuentro hemos podido reflexionar, compartir, siempre desde nuestras experiencias, nuestros sentimientos…
La pregunta que me hice antes de participar fue: ¿Qué conozco de las otras re-ligiones? Y me di cuenta que sí tenía algunas nociones de cultura general. Conozco y tengo relación con personas de otras religiones y no encuentro diferencia en el trato cotidiano. Me sentí motivada a conocer más profundamente. Y comprendí lo impor-tante que es saber del otro y valorarlo.
Y así entendí cuando llegamos a las conclusiones al final del encuentro.

Siguiendo a Jesús, descubrimos el camino a recorrer y el tipo de relaciones a desarrollar. Conviene vivir un proceso de reflexión y conversión:

1ª Etapa: Jesús aprende del otro y le ayuda a descubrir su propia condición y misión… lo cual supone purificar los prejuicios que llevan a la violencia.
Encontramos dos tipos de prejuicios:

Sustitución. La tradición cristiana, arranca de la judía pero considera que la supera y se hace plena en Jesús, ello lleva a rechazar al judaísmo por haber ya cumplido su función o bien la incluye por constituir un elemento preparatorio que ya se ha superado.

Exclusión: la otra tradición no tiene capacidad de aprender y adaptarse para vivir en una sociedad moderna…
El conocimiento que han tenido las distintas confesiones, unas de otras, ha motiva-do una visión en cada una, desde la superioridad y de ser los únicos poseedores de la verdad. Estos son motivos de aparición de la violencia.

2ª Etapa: Repensar positivamente la relación entre las tres tradiciones.
Esto no resulta fácil pues sitúa a cada una de las tradiciones en la tesitura de aprender de las otras, de manera que no se lleve al límite de la comunicación, ya que cada una tiene sus certezas y no es posible superar ese límite, pues entonces dejas de ser tú para ser el otro.
Cada una de las tres tradiciones afirma el cumplimiento de las Escrituras, así como cuál es el horizonte último de la vida y su perfeccionamiento, pero cada una lo vive y lo expresa de manera diferente.
Hay que ponerse ante ese Dios Único que nadie ha visto (Jn 1, 18) y reconocer que hay tres testigos de ese Dios.
Ninguna tradición puede renunciar a lo que tiene y siente de excelente y más exce-lente que la otra.
Es el aspecto místico lo que hay en común.
CONVIVIR DESDE EL RESPETO, APERTURA Y CONFIANZA.

3ª Etapa: ¿Por qué hay tres testigos de ese Dios Único que no se entienden?
Si miramos la historia comprendemos esta situación de desencuentro, rivalidad y violencia, esto es el pecado.
Hay que pararse para entrar en la cuestión, entrar en el misterio de la cohabitación de las tres tradiciones en el mundo actual. Se puede leer como el proyecto misterio-so de Dios, que se manifiesta en estas tres tradiciones…
La fe cristiana no es una doctrina, sino un estilo de vida, una manera de vivir.

La ciudad de Toledo nos ha servido de marco incomparable para desarrollar este tema, como lugar de convivencia de las tres culturas. Participamos en la Misa de rito Mozárabe y visitamos sinagoga, mezquita y catedral.

Y seguimos caminando “POR UN MUNDO MEJOR”

Maite y Mar

4 comentarios para “Testigos del Único (Encontrarse los tres monoteísmos)”

  • alda nunes:

    Um texto fantástico que deve chegar às mãos de todo mundo.Obrigada por terem me enviado. Vou traduzir para o português e distribuir no meu grupo de oração.Muito grata, alda.

  • Rosa Mª:

    Gracias Maite y Mar, por vuestro excelente y esclarecedor artículo reflexión en:Testigos del Único (Encontrarse los tres monoteísmos) en mi humilde opinión, merecería ser divulgado en otros ámbitos, pienso es importante estemos bien informados y formados para mejor comprender y aceptar las diferencias, de tal modo que, podamos disfrutar de todo aquello que nos une, que es, el Dios Único.
    Un abrazo

  • feliciano:

    Porque somos libres se dan las diferencias entre los humanos, diferencias que, a mí parecer, se asientan sobre una base de pecado, del mal.- Las tres religiones reconocen al mismo Dios, profesan la misma fe, se supone que aman y adoran al mismo Dios, pero debemos caer en la cuenta que tenemos que amar también al prójimo.- Las diferencias arrancan inicialmente desde el mismo pecado, la soberbia embrutece al hombre, la soberbia no acepta la humildad.- Toda objeción humana a la hora de servir al Señor, queda sin justificación.- Los prejuicios, tan arraigados en este mundo, destruyen toda paz y toda convivencia, he impiden que el amor llegue a tantas personas que buscan y no encuentran.- Termina diciendo que la fe cristiana es un estilo de vida, esto es así; si tuviésemos la valentía de vivir como Dios nos enseña otra cosa sería la sociedad en que vivimos.- Nos queda, como siempre, el arma de la oración, pedir al Señor su auxilio en favor de este mundo.-

  • La fe cristiana no es una doctrina, sino un estilo de vida, una manera de vivir.
    En realidad, esa definición podría servir también para las demás religiones…
    Me viene a la memoria una frase de Tony de Mello:”Por desgracia, son muchas las personas que poseen la religión suficiente para odiar, pero no lo bastante como para amar.

Deja un comentario

Para pensar…

Sin el perdón, seguimos siendo prisioneros de nuestros actos y de sus consecuencias.

— Hanna Arendt

La oración del día

El video de la semana

Comentarios Recientes

Cursos on-line

Calendario de Eventos

Septiembre  2017
Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
   
  1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30