VIVIENDO EL CENÁCULO PASTORAL 2019

  Entre los días 1 y 14 de septiembre, ha tenido lugar en Roma el Cenáculo Pastoral del Movimiento por un Mundo Mejor.

Un grupo de 54 personas, procedentes de 21 países, que engloban la mayoría de los grupos locales ubicados en diversos continentes.

Previo al comienzo del Cenáculo Pastoral, los diversos grupos locales tuvieron la oportunidad de reflexionar sobre la “Experiencia actual de Nuestro Carisma”. Los grupos locales se manifestaron sobre lo que entienden de la vida del grupo y del mundo, lo que nos inspira entusiasmo, lo que aparece como horizonte en el futuro del grupo y lo que se pone de manifiesto en este momento sobre nuestro carisma.

La tarde del primer día tuvo lugar la presentación en un ambiente acogedor y amigable, de cada uno de los participantes, su procedencia, etc., se llevó a cabo mediante una dinámica en la que cada persona compartió brevemente con otra de su elección, sus aspiraciones para este cenáculo. Estas aspiraciones las fuimos escribiendo en una hojita de papel que intercambiamos con la persona elegida.

En la mañana del segundo día, comenzamos ejercitándonos con una forma adaptada del Segundo Itinerario: ”Nuestra vocación y misión. Una manera de ser discípulos de Jesús”.

La experiencia de este itinerario la vivimos durante cinco intensos días, en sesiones de mañana y tarde. Entre las sesiones, se intercalaron tiempos de meditación y reflexión personal sobre unas guías previamente elaboradas, con anotaciones del proponente. Luego, compartimos dichas reflexiones, bien en los grupos locales, o la mayor parte de las veces en grupo de entre 6 y 8 personas que compartían el mismo idioma, también hubo un grupo interlingüístico.

El trabajo en los grupos lingüísticos, resultó de gran interés, pues nos permitió compartir nuestras vivencias y experiencias, desde distintos puntos de vista culturales y de realidades bastante diferentes. Personalmente tengo que agradecer a los hermanos y hermanas de Méjico, Chile, Argentina, Perú y España la riqueza, sinceridad y profundidad de sus comentarios, compartidos en un clima de escucha y respeto, que ayudaron al conocimiento de las distintas realidades personales y de sus comunidades.

El lunes 9 de septiembre tuvo vivimos la “Giornata di studio” sobre Ricardo Lombardi, para celebrar el 40 aniversario de su muerte. En esta jornada, diversos ponentes fueron precisando y remarcando la figura de Lombardi desde la perspectiva histórica, su carisma profético y renovador, la relación de Lombardi y Chiara Lubich en relación a una fraternidad evangélica, su visión eclesiológica de la Iglesia y el Reino, para terminar con la propuesta de nuevos itinerarios, “Actualización de las Ejercitaciones” y una celebración eucarística concelebrada por todos los sacerdotes asistentes y presidida por el obispo secretario de la Conferencia Episcopal Italiana.

Todo este trabajo fue preparando a los participantes en un clima de serena reflexión y diálogo compartido, desde la perspectiva del evangelio, para afrontar la cuarta etapa del Cenáculo “Nuestra vida en Cristo, como personas y como Grupo Promotor”. En esta etapa se actualizaron las líneas de acción del Grupo Promotor.

Tras un serio proceso de discernimiento, fuimos buscando la presentación de las candidaturas para la nueva Dirección General, que culminó con la manifestación de su disponibilidad por parte de los posibles candidatos, al final de la celebración eucarística.

Por último, en la mañana del día 13, tras escuchar los propósitos de los diferentes candidatos disponibles, procedimos a las votaciones, siendo elegido el Director General y con posterioridad los miembros de la nueva Dirección General. Previamente el Cenáculo se había manifestado y aprobado una resolución, por la que se elegirían en votaciones sucesivas, cinco miembros como componentes de la Dirección General, pero los elegidos en 4º y 5º lugar, dejarían de ser miembros efectivos de la misma, en el momento en que el dicasterio comunicara por escrito definitivamente la modificación de los estatutos.

La modificación antes citada recoge reducir a tres el número de componentes de la Dirección General. Esta modificación fue en su fecha, aprobada por el movimiento desde los grupos locales, y en este momento se encuentra en trámite de comunicación oficial por parte del dicasterio correspondiente, que ya ha manifestado verbalmente su aprobación.

Tras la primera votación resultó elegido como Director General el Padre Pablo Nassif, de Argentina, con posterioridad fueron llevándose a cabo, tal como señalan los estatutos, votaciones sucesivas para cada uno de los miembros e la Dirección General. Quedando constituida dicha Dirección General:

1 er elegido.- Director General, Padre Pablo Nassif.- Argentina.
2º elegida.- María Mar Manteca.- España
3º elegido.- Padre Prasad Maddela.- India.
4º elegido.- Padre Ignacio González.- España.
5º elegido.- Carlos Sola.- Puerto Rico.
La experiencia compartida estos días en Roma me ha permitido de nuevo vivir en un estilo de escucha y respeto, un proceso de trabajo espiritual en el que progresivamente, cómo grupo de personas, aunque con diversas lenguas, realidades culturales y vitales diferentes, pueden compartir y vivir una experiencia espiritual. Ello confirma lo que desde hace tiempo venía comprobando sobre la riqueza, no exenta de dificultades, que supone la diversidad y cómo el Espiritu del Señor se hace presente cuando lo buscamos en grupo.

Por otra parte, conviene resaltar la importancia que ha tenido ir viviendo este itinerario adaptado, para llegar en un clima de discernimiento y reflexión que permitió consensuar unas líneas de acción que sirvan al movimiento para los próximos cuatro años y poner en acto un proceso electoral que no sea una mera elección de cargos, sino la asunción de responsabilidades en el servicio del movimiento de los responsables de la Dirección General.

Las jornadas de trabajo fueron intensas, muy llenas de contenido. Los tiempos personales podían haber sido más amplios. Las anotaciones, hechas de una manera brillante, con un tono lírico, pero de una gran profundidad, aunque extensas.

En resumen, hemos vivido unos días profundos, de gran servicio al movimiento, al propio desarrollo personal y espiritual, y ha sido una herramienta al servicio de animación espiritual del movimiento. Que su fruto nos ayude a todos para contribuir a una revitalización y adecuación a los tiempos actuales de lo que constituye el carisma del Movimiento por un Mundo Mejor.

Cristóbal Pino

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.