Rebeldes Creativos

REBELDES CREATIVOS

 

Cada obra, tiene la esencia del creador

Mónica Vázquez, 2015

 

Al nacer nuestro ser esta limpio de prejuicios, miedos, imposibles y no deberías. ¿Has visto a un bebé observar sus manos con admiración? Tener esa gran capacidad de sorprenderse de su existencia y del mundo que los rodea. Observar a los que están a su alrededor y reír a carcajadas por una mueca, un movimiento, un sonido. Sienten mucha empatía. La alegría es tan natural en ellos. Tienen facilidad para mostrar cariño. Para ellos todo puede ser mágico, posible, único.

Conforme vamos creciendo aprendemos de los otros, juicios que nos permiten relacionarnos, adaptarnos a una sociedad, mantenernos seguros y orientar nuestra vida. Sin embargo, también se cuelan juicios que lastiman, que limitan, que anestesian, que no permiten crecer, que ciegan, que apagan esa chispa innata. Y eso permea el cómo construimos, caminamos, nos relacionamos y hasta resolvemos cada situación a la que nos enfrentamos.

Y a través de ese cristal empañado, observamos la realidad. Una realidad que se ve triste, sin luz, si no es que negra, sin posibilidades, dura, abrumadora, aterradora. Y ante ello, se puede sentir frustración, ansiedad, decepción, miedo, enojo, tristeza. Si bien es cierto que la realidad tiene algunos momentos de oscuridad, de desazón, el problema radica en creer, que así es toda la realidad. Y si esto pasa, nace el conformismo y la indiferencia.Afortunadamente existe un lado rebelde que grita desde adentro. ¿Y por qué tiene que ser así? Un lado que se resiste, un lado que no se cree del todo lo que observa a través de ese cristal mañoso. Y que intuye que hay más, que se alimenta de esperanza, que aun mantiene vivos los sueños.

Y esa rebeldía puede llevar a quejarse, a buscar culpables, habrá rebeldes que deseen “justicia” buscando un ojo por ojo. Y otros rebeldes que se manifiesten, que se expresen, que digan no, que denuncien injusticias, que volteen al prójimo y sientan empatía. Algunas de estas rebeldías pueden dar frutos, pueden liberar, otras tal vez solo lastimen o reproduzcan el mal.

De vez en cuando despierta un Rebelde Creativo, un loco de gran corazón, que recuerda sus cualidades innatas, que al hacerse consciente inicia un proceso para liberarse del cristal empañado.

Ese rebelde no se conforma con la realidad que le vendieron, va más allá. Y se topa con lo que esta mal, con lo que hace falta reconstruir, sanar, liberar. Y de nuevo no se conforma con quejarse o buscar culpables, va más allá. Se empieza a hacer responsable, y en el proceso descubre sus capacidades para transformar. Y es aquí cuando acude a su lado creativo para encontrar caminos donde le dijeron que no existían. Y a cada imposible da un posible.

De vez en cuando también un rebelde creativo, se encuentra con otro rebelde creativo, y alimentan sus ideas, nutren su espíritu. A veces la locura de estos rebeldes despierta a otros y los motiva a moverse a poner su granito de arena para construir un Mundo Mejor.

¡Te invitamos a que crees y/o compartas tus obras

REBELDEMENTE CREATIVAS!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *