Get Adobe Flash player

Ejercitarme con otros…

captura

Suscríbete al blog

Introduce tu correo electrónico para recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 88 suscriptores

2º Le reconozco y acepto en su situación b)

b) Ahondar  experiencias

Evangelio: Lucas 9,28b-36

En aquel tiempo, Jesús cogió a Pedro, a Juan y a Santiago y subió a lo alto de la montaña, para orar. Y, mientras oraba, el aspecto de su rostro cambió, sus vestidos brillaban de blancos.
De repente, dos hombres conversaban con él: eran Moisés y Elías, que, apareciendo con gloria, hablaban de su muerte, que iba a consumar en Jerusalén.
Pedro y sus compañeros se caían de sueño; y, espabilándose, vieron su gloria y a los dos hombres que estaban con él. Mientras éstos se alejaban, dijo Pedro a Jesús:
—«Maestro, qué bien se está aquí. Haremos tres tiendas: una para ti, otra para Moisés y otra para Elías.»
No sabía lo que decía.
Todavía estaba hablando, cuando llegó una nube que los cubrió. Se asustaron al entrar en la nube. Una voz desde la nube decía:
—«Éste es mi Hijo, el escogido, escuchadle.»
Cuando sonó la voz, se encontró Jesús solo. Ellos guardaron silencio y, por el momento, no contaron a nadie nada de lo que habían visto.

Guía para la reflexión-oración personal

–    El relato del evangelio muy posiblemente fue una noche de oración, durante la cual se produjo el acontecimiento que Jesús esperaba. Esta manifestación estaba destinada a él mismo. Jesús no lo sabía todo de ante mano, y en su vida no se le ahorraron las dudas y las angustias. Ese día recibió la certeza de cuál era su misión. Según la imagen que tengo de Jesús ¿Qué me dice a mí esta manera de ir descubriendo Jesús su misión, poco a poco?

–    Esta manifestación deja también a los apóstoles el mensaje que necesitaban en ese momento en que se había ahondado la distancia entre Jesús y las autoridades religiosas. Tal vez los apóstoles pudieron plantearse la duda: ¿No estará equivocado Jesús? Hoy, tal vez, puedo pensar: ¿No estará equivocado el Papa Francisco en su insistencia en ir a las periferias existenciales, en que seamos misericordiosos con los refugiados, los excluidos…?
Entonces interviene el Padre: “Este es mi Hijo, el escogido; escuchadlo”…

Canción: “Mejor contigo” de Luis Guitarra.


Mejor es alcanzar un sueño,
que seguir dormidos.
Mejor no traicionar aquello
que siempre creímos.
Mucho mejor que dar la vuelta,
dejar a un lado, o cerrar las puertas…
Será mucho mejor, buscar un nuevo sol contigo.

Mejor no acostumbrarse al peso de nuestras cadenas.
Mejor no arrinconar aquello que vale la pena.
Mucho mejor que andar a tientas,
sin sobresaltos, pero sin metas…
Será mucho mejor, sumar mi corazón y el tuyo.
Mejor, mucho mejor, será mucho mejor así.
Mejor, mucho mejor, será mucho mejor… mejor así.

Mejor que ambicionar “ser alguien”
es “ser uno mismo”.
Mejor no malgastar más tiempo
nuestro idealismo.
Mucho mejor, tomar conciencia
que atrincherarse en las apariencias.
Será mucho mejor, saberse realizado en ti.
Mejor iluminar lo incierto que ocultar las dudas.
Mejor abandonar el puerto que anclarse en la espuma.
Mucho mejor dejar en tierra,
los intereses, las hipotecas…
Será mucho mejor, zarpar hacia el profundo azul.

Mejor, mucho mejor, será mucho mejor así.
Mejor, mucho mejor, será mucho mejor… mejor así.
No es fácil, hay miedos, hay indecisión…
Te faltan las fuerzas, me falla la voz…
Un puente, un abismo, un solo destino… los dos.
Tu mano me aprieta, siento su calor…
Si piso en tus huellas, avanzo mejor…
Mejor estar vivo, confiar, ir unidos tú y yo.

Mejor es alcanzar un sueño,
que seguir dormidos.
Mejor no traicionar aquello
que siempre creímos.
Mucho mejor que dar la vuelta,
dejar a un lado, o cerrar las puertas…
Será mucho mejor, buscar un nuevo sol contigo.
Será mucho mejor, buscar un nuevo sol contigo.

Puedes hacer tu comentario…

Plegaria

Señor, Jesús, no es fácil bajar de la montaña,
pero la travesía se hace más llevadera
cuando sentimos tu aliento cerca.
Que seamos “realistas soñadores”
en sembrar sin agobiarnos por recoger,
en trabajar con decisión en el presente,
llenando de posibilidades el futuro.

Danos ojos para ver más allá de la oscuridad y la duda;
más allá del temor y la fatiga, del agobio y la rutina.

Danos tu amor, regálanos tu presencia,
para cambiar el corazón y humanizar la tierra,
para recrear la vida y avivar los sueños,
para no olvidar el sentido de nuestro esfuerzo.

Danos una mirada, como la tuya,
que sepa ver en lo escondido,
que vaya más allá de lo inmediato;
capaz de descubrir paisajes nuevos,
de ver el fruto en la semilla.

Y gracias, porque seamos conscientes o no,
Tú estás cerca de nosotros
cada vez que nos vemos,
cada vez que trabajamos,
en cada búsqueda, en cada interrogante,
en cada paso, en cada esfuerzo,
en cada desánimo, en cada lágrima,

Tú estás siempre muy cerca.

2 comentarios para “2º Le reconozco y acepto en su situación b)”

  • Nacho:

    Una cosa me ha resonado del evangelio este domingo: “Este es mi hijo escuchádle”. Reconozco que la escucha me hace mucha falata en la vida. Es una actitud básica, sin ella no hay encuentro. Demasiadas veces hacia Dios, como hacia los demás muy dispuesto a manifestarme, pero no tanto a acogerle.
    Para vivir la misericordia la escucha no deja de ser básica, sigue siendo fundamental, pues ante las personas en situación de exclusión, marginadas, iitnerantes… me salta en seguida el pre-juicio, es deci, mi manera de entender, mi visión de la vida, que sin duda choca su situación singular, por eso siento que es más difícil aún la escucha, y por tanto más necesaria, cuando me he encoentrado con este joven transeunte…
    Veo calro que sin escucha profunda no es posible el reconocimiento del otro, ni el encuentro…

  • Mar:

    “y subio al monte a orar”

    Cuando se dirige a Jerusalen y no tiene claro que va a suceder con El, sube al monte a orar.

    De una forma poetica se nos cuanta que ve muy probable su muerte, la acepta y sigue a Jerusalen. Todo ello en la oracion.

    Perdoname, Señor, por las veces que me falta silencio, escucha, meditacion.
    ¿Como quiero seguir el camino con mi lastre y sin oración?

Deja un comentario

Para pensar…

El que no tiene una razón para vivir, no tiene una razón para morir”.

— Hélder Cámara

La oración del día

El video de la semana

Comentarios Recientes

Cursos on-line

Calendario de Eventos

Septiembre  2017
Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
   
  1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30